viernes, 3 de abril de 2015

Hartos...













Superpoblados de infamias,
de indigencia y disciplina,
de ajo y agua.

Estamos violentamente hartos
de encerrar en la memoria las sepulturas,
el plomo, los harapos,
el luto, los holocaustos.

Estamos tan hartos, tan jodidamente hartos
de nutrir infancias
con obediencia suicida,
de deformar la rebeldía
con proclamas pacíficas,
de gastar la esperanza
aguantando de rodillas
seguros de que por algún sitio se abrirá paso
la victoria sin arriesgar la vida.

Estamos hartos de apostar por las palomas,
por las blancas y sucias palomas
que trasladan pueblo a pueblo
su mensaje lleno de trampas.

Estamos hartos de agachar la cabeza,
hartos de ser horriblemente buenos y civilizados,
hartos de poner la otra mejilla, el culo, la vagina.

Estamos hartos
de esta paz
bendecida por la oligarquía
que nos pone a cuatro patas
y nos defeca encima.

Silvia Delgado

Aporte de Mozz.



.
.