viernes, 7 de agosto de 2015

Los Otros...

"L’enfer, c’est les Autres"
Jean-Paul Sartre.

La idea del Otro constitutivo,o alteridad, como término filosófico, constituye un concepto opuesto a la identidad y  se intenta referir a aquello que es considerado algo diferente,distinto al yo, es ese otro individuo que existe frente a uno mismo.
Esa definición del Otro es parte de lo que explica al sí-mismo y es referencia para el autoconcepto, y de algunos fenómenos sociales y unidades culturales. Por ejemplo,la psicología social utiliza el concepto para comprender el proceso por el cual las sociedades y grupos excluyen a "otros" ajenos a su sociedad o que ocupan un lugar marginal en ella.
Y pasa que esa noción de otredad forma parte integral de la comprensión de una persona, ya que es el individuo mismo el que asume un rol en relación con “otros” como parte de un proceso de reacción y que no tiene por qué estar relacionado con la estigmatización o la condena.
Pero la noción de Otredad está muy ligada a las identidades nacionales, porque las prácticas de admisión y segregación pueden formar o mantener las fronteras y el carácter territorial. La Otredad marca frontera entre lo propio y lo ajeno, lo cercano y  lo lejano, entre lo seguro de lo conocido y el temor a lo desconocido. Y eso lleva,lamentablemente, a  la satanización y deshumanización de un grupo de extraños, con lo que se intenta justificar el rechazo,la violencia y  la explotación de ese Otro.
El filósofo alemán Hegel, escribió: "Cada conciencia persigue la muerte del otro", queriendo decir que cuando se perciben diferencias entre tú y el Otro, se crea un sentimiento de alienación, que se intenta resolver mediante la síntesis.
La solución se encuentra reflejada en la famosa parábola de Hegel de la dialéctica del amo y el esclavo.Y Husserl utilizó esta idea como base para su idea de la intersubjetividad. Pero el más certero fue Sartre que recurrió a esa dialéctica en su libro El ser y la Nada, en el que describe cómo el mundo se ve alterado por la aparición de otra persona y parece girar en torno a ella. No obstante, Sartre, no buscaba una solución a este problema por considerar que se trataba de un fenómeno humano y no de una amenaza radical.
Para Sartre, el "prójimo" es alienante en tanto que es un objeto que a su vez objeta y objetiviza al ego; esto se resume en la frase sartreana "El infierno son los otros" -En la obra Huis clos -A puerta cerrada-, de Jean-Paul Sartre,  su personaje Garcin, afirma que "L’enfer, c’est les Autres"-, y aún con eso,Sartre afirma que el Otro es el fundamento para la existencia del sujeto. Inicialmente para Sartre todo otro -todo prójimo- en tanto tiene la capacidad de observar  y objetar al ego, es una suerte de oponente, máxime en cuanto a que el ego a su vez percibe como objeto al otro. Sin embargo esta postura sartreana es revisada por el mismo Sartre- en su Crítica a la razón dialéctica-, donde observa una evolución desde una relación alienante primera entre los sujetos hasta -con el devenir- una relación positiva y proactiva entre los mismos, en tal caso ya el otro deja de ser un competidor o un objetador,para volverse un referente o un catalizador.
 Simone de Beauvoir utilizó al Otro, de manera similar a Sartre, en El Segundo Sexo; de hecho, utiliza la dialéctica del amo y el esclavo de Hegel como analogía, en muchos aspectos, de la relación entre hombres y mujeres.

Así,Simone de Beauvoir alteró la noción hegeliana del Otro para utilizarla en su propia descripción de la dominación masculina en la cultura. En su opinión, en las relaciones entre hombres y mujeres, éstas últimas se sitúan en la posición del Otro. Por lo tanto, el concepto del Otro tiene gran importancia en los estudios sobre el sistema basado en las diferencias de género. El moderno sistema basado en el sexo y el género no podría funcionar si no tendiéramos a interpretar la diferencia entre géneros como una diferencia entre el Yo y el Otro...



Convertir al sexo opuesto en un objeto sexual se considera algo normal y una de las formas paradigmáticas de interesarse por el Otro o, de forma más general, por los otros
Por lo tanto, según Simone, el psicoanálisis freudiano y lacaniano parte de la idea heterosexista de que si uno se siente atraído por personas de su mismo sexo es incapaz de distinguir entre el Yo y el Otro, entre la identificación y el deseo; tiene una función regresiva o inhibida. Considera asimismo que la heteronormatividad cubre sus propias necesidades narcisistas proyectando o desplazándolas hacia la homosexualidad.
De Beauvoir cree que el Otro es una minoría,la menos favorecida y a menudo mujer, a la que se compara con un hombre "que representa tanto lo positivo como lo neutro, tal y como indica la utilización de la palabra hombre para designar al ser humano en general. La mujer, en cambio, sólo representa lo negativo definido con ayuda de criterios restrictivos y con una total ausencia de reciprocidad".
Basaba esta idea en sua entrevistas a mujeres y en que la gran mayoría de ellas se identificaban con su papel en la esfera privada, sin buscar logros personales. Automáticamente se identificaban con el Otro sin saberlo. Simone aseguraba,tambi-en, que si bien las construcciones sociales tienden a determinar lo que debe considerarse el Otro, lo cierto es que esa misma sociedad puede modificar su creación. Y haciendo un esfuerzo por acabar con esta noción del Otro, propuso deconstruir el concepto de "mujer" vinculado a la subordinación y reconstruirlo probando que la dominación masculina no es en absoluto necesaria para cubrir cierta carencia de razón en las mujeres minimizando las connotaciones jerárquicas del patriarcado.
La  idea base de Simone de Beauvoir es que las mujeres sólo podrán liberarse "pensando, actuando, trabajando y creando exactamente igual que los hombres. En vez de menospreciarlos  considerarlos su igual".
Ya que su situación se otredad no siempre se debe a las exigencias activas y subjetivas de los hombres. Son los "Otros" los que aceptan, sin saberlo, la subyugación como parte de su subjetividad ...
Jung habla del Otro en el sentido de todo aquellos que no es YO, así por ejemplo menciona el "afuera" que es todo aquello que no es la persona en sí misma, es decir lo otro, incluso da a la madre el papel del primer Otro, pues es ésta quien da al niño las primeras nociones de que él existe pues funge como la primera fuente de placer, le da un nombre al cual responder y en general lo moldea. Es entonces la madre el primer otro. Para él, éticamente, la mera presencia del Otro suscita preguntas, tanto si se le ayuda como si se le ignora.
Los otros,según Jung,me incumben desde el primero hasta el último. Aquí, la fraternidad precede a la comunidad de una especie. Así, la relación de mi yo con el Otro como prójimo da sentido a mis relaciones con todos los otros...


.