sábado, 5 de septiembre de 2015

La Europa que sembró vientos,hoy recoge tempestades...

Declaración sobre la ola de refugiados que vive Europa.




A lo largo de este verano Europa ha empezado a ser consciente de los problemas secundarios de las guerras imperialistas que está instigando. Oleadas de refugiados, cientos de miles, han cruzado el Mediterráneo desde Turquía y Libia, siguiendo peligrosas rutas en embarcaciones que carecen a menudo de medidas de seguridad. En su búsqueda de un lugar seguro recorren varios países con destino a Alemania, donde serán acogidas y desde donde, presumiblemente, serán repartidas entre varios estados europeos.
La extrema derecha en varios países reacciona de forma oportunista exigiendo el cierre de las fronteras y la negación de la solidaridad y el refugio a quienes llegas a sus tierras en situaciones de extremo agotamiento. Siguiendo esta tónica algunos gobiernos conservadores como el de Hungría, de Eslovaquia o del Reino Unido adoptan los discursos de la discriminación que abocan al odio. Este odio, que crece con la crisis económica y la cínica "guerra contra el terrorismo", amenaza con extenderse sin control.
Embat, organización política libertaria de Catalunya, denuncia la hipocresía con que la Unión Europea está afrontando la insostenible situación de las personas refugiadas, que es gente que escapa de las guerras y de los llamados "estados fallidos" que ha provocado la política internacional que promueve la propia UE. Así, las guerras de Irak, Siria, Libia y Afganistán son consecuencia de la política militarista de Estados Unidos secundada por los miembros de la Unión Europea y el colapso de Eritrea, Sudán del Sur, Somalia, Nigeria o Yemen son resultado de las políticas depredadoras del neoliberalismo: por un lado expolian sus recursos naturales y por el otro se promueven tanto los ejércitos nacionales, que oprimen a sus propios pueblos, como los ejércitos privados, los señores de la guerra o los mercenarios.


La globalización del capitalismo, impulsada paulatinamente desde los años 70, se vio retroalimentada por la lucha contra el comunismo del llamado bloque oriental. Esto provocó la financiación y el armamento de todo tipo de fanáticos bajo la condición de que lucharan contra el enemigo de Occidente. Las políticas incondicionalmente colaboracionistas con los intereses de los Estados Unidos que ha llevado a cabo Europa ahora se vuelven en su contra. La reacción hipócrita y cínica de la Unión Europea a estos efectos no deseados de su propia incompetencia es acusar las "mafias" de estar detrás de parte de la actual "crisis migratoria". La política de fronteras de la UE (FRONTEX) es responsable directa de que muera tanta gente en los procesos migratorios. De este modo Europa se blinda contra la migración. La "Europa-Fortaleza" llega a financiar países para que hagan de policía fronteriza sin restricción cuando trato a migrantes.


La única solución al problema de los refugiados es que no haya guerras. De esta forma entendemos que los movimientos contra la guerra de la pasada década se ven hoy continuados por el movimiento europeo de solidaridad con las personas refugiadas. La situación de este verano nos confirma que luchar contra las guerras imperialistas, y paralizarse las es una necesidad de nuestra sociedad. Cada guerra, tarde o temprano, provoca la ruptura de la sociedad, la miseria de personas y pueblos y la destrucción material y económica de los países.

Si queremos que el problema se resuelva, debemos actuar sobre su raíz: deben detenerse inmediatamente los conflictos y guerras en Afganistán, Siria, Irak, Yemen, Libia, Somalia, Nigeria, y un largo etcétera, en los cuales uno de los factores de su existencia es el imperialismo capitalista europeo. Por tanto, las responsabilidades y prioridades a largo plazo del Movimiento Popular deben ser: evitar que nunca más un estado europeo participe en una guerra de agresión en contra de otro estado.

Exigir la retirada de las tropas de los estados europeos en todo el mundo.
Exigir la ruptura de los estados de la Unión Europea con la OTAN, el TTIP, y otros tratados que instauran las políticas imperialistas en todo el mundo.
Establecer mecanismos de control sobre las empresas europeas que actúan en todo el mundo.
Y en cuanto a medidas inmediatas: exigir a los gobiernos europeos la acogida sin condiciones de los refugiados que llegan a nuestro país huyendo de los problemas que ha creado el imperialismo y el neoliberalismo. Cataluña tiene la obligación moral de recibir refugiados.


Prepararnos para impedir las expulsiones, los ataques de la extrema derecha contra refugiados y migrantes y la propaganda xenófoba.
Sabemos que los problemas actuales son causa del imperialismo y del capitalismo. Son ellos la auténtica amenaza contra la humanidad. Por la fraternidad entre los pueblos hacemos nuestro el mensaje solidario: Refugees are welcome!


Embat , organización política libertaria de Catalunya.
Colectivo Embat, Barcelona.


.