miércoles, 14 de octubre de 2015

Iroqueses,los primeros libertarios de América....







La sociedad de los indios iroqueses era una democracia, probablemente la primera de la que se tenga noticia en la historia de la humanidad y en la que la mujer participaba activamente tomando decisiones tanto domésticas como políticas,en una especie de autogestión libertaria. En los principios democráticos del pueblo iroqués se basó Benjamín Franklin para redactar la constitución de Estados Unidos de América,por ejemplo.

 Los iroqueses (en francés: Iroquois) fueron nativos de América del Norte. Este grupo vivió alrededor de la región de los Grandes Lagos, inicialmente en el sur de Ontario, una provincia de Canadá, y en el noreste de los Estados Unidos. Los iroqueses eran inicialmente nómadas. Hasta el siglo XVII cuando formaron lo que actualmente se llama Confederación Iroquesa.

Los iroqueses se llaman a sí mismos “Haudenosaunee” que significa "gente de la casa larga". Fueron llamados de diversas formas por otros pueblos: Canton,Huron,Powhatan,Ottawa,Delaware,Nadowa, Ojibwe,o en español "sierpes".
La evidencia indica los iroqueses habían vivido en la región de los Grandes Lagos desde mucho antes de que llegaran los europeos. Hacia el 1350 las aldeas había llegado a ser más grandes y fortificadas debido a la contienda continua con otras tribus.
Según la tradición iroquesa, ellos eran una tribu única en el Valle St. Lawrence, y luego se dividieron en varias tribus.


En 1535, había iroqueses en por lo menos once aldeas entre Stadacona (Quebec) y Hochelaga (Montreal). Hochelaga era una aldea fortificada grande con campos de maíz y una población de aproximadamente 3.000 habitantes. Pero para 1603, con la llegada de los colonos europeos,Hochelaga y las otras aldeas iroquesas del valle St. Lawrence habían desaparecido.
Con anterioridad al contacto Europeo,el mayor peligro para los iroqueses eran ellos mismos. Las relaciones entre las tribus producían guerras constantes, sangre, lucha, y matanzas de venganza.
En peligro de autodestrucción,el jefe Deganawida recibió una visión del Gran Espíritu Búfalo Blanco de paz y cooperación entre todos los iroqueses. Según la tradición, vio un gran árbol pícea que llegó hasta el cielo para comunicarse con el Gran Espiritu. El árbol significó entonces  la hermandad de todas las tribus y sus raíces, las cinco tribus iroquesas (seneca, cayuga, onondaga, oneida y mohicanos).  Deganawida y Hiawatha, un Onondaga que había llegado a ser un jefe de guerra mohawk fumaron la pipa de la paz bajo la sombra de aquel árbol.

Con un esfuerzo considerable, ellos fueron capaces de convencer a las otras tribus iroquesas para terminar la guerra y unirse en una liga (alrededor de 1570). Se redactó un documento formal en una cinta de cuentas de madreperla. Las cuentas sirvieron como registro permanente del acuerdo alcanzado, y se depositó en manos de los onondaga, los Guardianes del Fuego del Consejo Central.
La formación de la Liga trajo a los iroqueses un período de paz y prosperidad, unidad política y muchas tribus, evitaron la guerra con los iroqueses a los que mejor se unieron.

Los primeros europeos encontraron en la sociedad iroquesa muchas características que despertaron su admiración: describían, por ejemplo, la superioridad física de los hombres y la belleza de las mujeres. Había relativamente pocos conflictos internos dentro de los numerosos poblados, y todos ellos eran bastante aficionados a las risas y las bromas, aplicaban el buen humor y la justicia a todas sus acciones, mostraban siempre su hospitalidad y, a veces, una enorme amabilidad. Eran perspicaces, valientes, resistentes y estoicos ante el dolor,y esto es narrado por los colonos tanto ingleses,como frances,holandeses y hasta misioneros españoles.

El sistema de clanes de los iroqueses era de tipo matriarcal, hecho que se reflejaba en la costumbre de que el niño recibía un nombre del clan de la madre, ya que la educación la daban las mujeres. Era la mujer más sensata del clan, junto con otras de un consejo, las que elegían los nuevos jefes. Estos tenían vigente una especie de matrimonio fácilmente disoluble por ambas partes, la descendencia de este tipo de parejas era reconocida por toda la tribu, pero los iroqueses no solo llamaban hijos e hijas a los suyos propios sino a todos los hijos de sus hermanos, por el contrario llamaban sobrinos y sobrinas a los hijos de sus hermanas.
Los poblados de los iroqueses estaban formados por tiendas cubiertas de corteza de olmo y dependiendo del tamaño, en ellas se podían alojar entre 5  y 20 familias.  La casa comunal era cálida y les protegía frente a las inclemencias del tiempo, como los tipis de las praderas. Si bien otras tribus de la región usaban viviendas similares -por ejemplo, los huron del Norte, que preferían el cedro al olmo-, la casa comunal era el rasgo más característico de los pueblos iroqueses. Cada una de ellas constituía un microcosmos de la comunidad entera y se convertía en un símbolo de su identidad. Así, normalmente hablaban de ellos mismos (con algunas variaciones) como "El pueblo de las casas comunales."







Cuando llegaron los franceses a esas tierras tan fértiles y hermosas,se enfrentaron de inmediato en continuas batallas la confederación iroquesa. Los franceses se aliaron con otros grupos de indios (hurones, montagnais, algonkinos) para combatir a los iroqueses y arrebatarles sus tierras. Pero la codicia de los europeos era mucha y entre ellos mismos se mataban por el tesoro en duras luchas entre los ingleses y franceses porque ambos deseaban apoderarse de los nuevos territorios. Los colonizadores intrigaron para que los indios también formaran parte de estas luchas. Los europeos deseaban pieles y los iroqueses las intercambiaban por pistolastotalmente nuevas para ellos, y cuchillos de un metal que desconocían.
El resultado de aquellos intercambios fueron las “Guerras de Castor”, 70 años de violentos enfrentamientos intertribales por el control del comercio europeo de la piel. Hasta que Gran Bretaña, en 1629, tomó  la Quebec francesa. Sin el apoyo francés, los Algonkin y Montagnais eran vulnerables, y los Mohawk aprovecharon para destruir sus aldeas. A finales de 1630 los Algonkin y Montagnais desesperadamente necesitaban ayuda contra los Mohawk, pero los franceses no volvieron hasta 1632, en que Quebec les fue devuelta por el tratado de St. Germaine.  Mientras tanto algunos iroqueses fueron convertidos al catolicismo y lucharon contra sus propios familiares y vecinos,insitgados por los curas y pastores. Durante las luchas por la independencia de Inglaterra los iroqueses se dividieron, una parte apoyó a los ingleses y otra peleó al lado de los rebeldes. Luego fue fácil para los ingleses  invadir los terrenos de los iroqueses, los vendieron y fragmentaron su cultura usando la religión y enfrentándolos entre sí en el nombre del dios europeo. Después de la independencia de los Estados Unidos gran cantidad de iroqueses fueron desplazados de sus territorios originales en   Nueva York, Wisconsin, y Oklahoma. y tuvieron que migrar a las montañas de  Canadá.


 La reubicación de este grupo ocasionó que su forma de vida se transformara por completo...Hoy en día existen pequeñas comunidades iroquesas hasta en Francia Se pueden destacar las colonias iroquesas en los departamentos franceses de Aude y Gard. Los iroqueses, un pueblo agradecido profundamente a la naturaleza, fueron una nación que encontraba el poder en la unidad y al verse divididos en tal forma, fueron vencidos...


-