jueves, 8 de octubre de 2015

Nada que celebrar...













Por medio de este boletín queremos manifestar nuestro rechazo a la celebración del 12 de octubre, que es la conmemoración de un genocidio y el inicio de un largo periodo de expolio y de destrucción contra el pueblo de América. En cambio, es un día que nos recuerda la necesidad de continuar trabajando para la erradicación del racismo, por la igualdad de derechos y oportunidades y, en definitiva, por la defensa de los derechos humanos.
Por este motivo, hace años todo el equipo de trabajadores de SOS Racismo acordamos eliminar este festivo de nuestro calendario laboral y trabajamos como cualquier otro día. Desafortunadamente este año no podremos abrir las puertas:ya que nuestra nueva oficina está ubicada en un edificio gestionado por un tercero, que cierra los días festivos, incluido el 12 de octubre. Pero  aun así, os atenderemos en el teléfono que habitualmente recibimos las urgencias (636248621).
Insitimos en que nosotros no tenemos nada que celebrar el 12 de octubre,y solo recordamos que de hace más de 500 años tres barcos de la Corona de Castilla llegaban al continente americano, y a partir de ese día comienzó un período de expolio y de destrucción de la riqueza cultural del continente, y un genocidio que se saldó con la muerte de más de 20 millones de personas.


Tambien recordamos que hace unos años llegó al Foro Social Mundial, una iniciativa de los movimientos indígenas para establecer el 12 de octubre como Día de la Resistencia Indígena, haciendo homenaje a aquellas personas que lucharon para defender sus derechos, su lengua y su cultura.
Por eso, desde SOS Racismo consideramos que el 12 de octubre es un día para conmemorar la lucha de los pueblos de todo el mundo que han defendido y hoy defienden todavía su derecho a existir.
Asimismo, denunciamos que esta fecha es utilizada desde hace años por grupos fascistas y falangistas españoles para ocupar las calles con su discurso de odio, racista y homófobo y su violencia. Y alertamos del peligro que supone que un año más anuncien su "desembarco" en Barcelona grupos de todo el Estado español con la voluntad de enarbolar su espíritu de "Hispanidad y de raza", que se enardece aún más en su festividad nacional del 12 de octubre,contra el catalanes e inmigrantes.



La presencia de manifestaciones fascistas en las calles de Barcelona es un peligro, ya que no se puede permitir el ataque a la libertad y la democracia que suponen sus lemas, discursos y actos vandálicos. Por lo tanto, pedimos a la Generalitat y al Ayuntamiento de Barcelona que no permita las movilizaciones fascistas ni en Barcelona ni en ningún lugar de Catalunya. Del mismo modo, pedimos a las instituciones españolas que detengan y que penalicen esas manifestaciones de odio aqui,y en otros lugares de España.

En un país democrático que tenga respeto a los derechos humanos, no se pueden permitir ni las acciones de enaltecimiento del nazismo y el franquismo, ni el ataque continuo al pueblo catalán por su voluntad de soberanía contra el fascismo,ataque llevado a cabo por medios de comunicación españoles y sus políticos en los últimos años, muestra de la falta de implicación de las instituciones en la lucha contra las manifestaciones de odio en especial en este día de la "hispanidad".
Sin embargo, queremos hacer llegar nuestro apoyo y reconocimiento a las organizaciones sociales y entidades vecinales que, dando un paso por delante de las administraciones, se han organizado para apoyar a inmigrantes americanos,africanos y asiáticos,y que a diario luchan contra el fascismo español, el 12  de octubre, y el resto de días del año.

Favor de difundir.
Gracias.
SOS Racismo.
7 de octubre 2015
Barcelona, Catalunya.
Llibertat.cat