lunes, 5 de diciembre de 2016

Una inmortal Revolución...


Trabajo, disciplina, constancia, ética y coherencia... algunos de los valores más notables en el Comandante Fidel, quién con su firmeza, hizo de la Cuba revolucionaria la referencia esperanzadora de los pueblos oprimidos del mundo, en la lucha por una sociedad justa que respeta la vida de todos los hombres y mujeres por igual.

El camino de Fidel no fue siempre de aciertos. Aprendió a mantener la frente en alto frente a los errores, no solo la suya, sino la de su pueblo;  asumiendo su responsabilidad como dirigente, asumiendo la verdad bajo cualquier circunstancia, y sobre todo, asumiendo la incuestionable y pedagógica rectificación.

Se desprendió un mortal, se desprendió un hombre, pero ancló para siempre la convicción en los pueblos, de que aún en las peores circunstancias, los mortales pueden hacer realidad una inmortal Revolución...



Aporte de Manolo S.

-




,