lunes, 23 de enero de 2017

Belleza cinética...





Esa emoción estética que se siente al ver las piruetas de los acróbatas del Circo du Soleil,o a los danzarines del ballet Bolshoi, se podría llamar experiencia trascendental de "belleza cinética." Precisión de ballet y el dominio de tiempo, en el borde mismo de lo que parece posible que un cuerpo pueda lograr, es una forma de  genialidad en los movimientos... Y esa fue la misma emoción que suspende el alma en vilo,lo que provocó en mi el ver en un video al  neonazi gringo Richard Spencer recibir un sorpresivo puñetazo en la cara...cosa que debemos agradecer el Bloque Negro estadonidense.
Se lo despachó un compañero anarquista,puño en ristre y capucha anónima desde el interior de las protestas J20.
 El tortazo fue contundente y oportuno,como si al  manifestante enmascarado lo hubiese guiado la mano del dios Cronos, o de la diosa Némesis, y fue justo el día en que Trump tomó el poder, y tal puñetazo se dió en el momento en el que el noenazi trumpiano, Spencer, afirmaba que Estados Unidos pertenece a los hombres blancos,y estaba en medio de decirle a un equipo de televisión australiana en Washington DC que no era un neonazi, mientras señala el  broche de una svástica de perno en la solapa de su traje... Y fue entonces que surgido como un relámpago anarquista, una figura vestida de negro salta al marco, deus ex machina, con un gancho de derecha perfectamente colocado en la cara del fascista Spencer,que tratrabillea y tropieza tratando de huir, y su atacante anónimo se  limita  a seguir su camino fuera de la vista en un instante. No sé quién lanzó el golpe, pero sé por su uniforme oficial que se trataba de un miembro del bloque negro de ese día. Y cualquier sujeto neonazi debe saber que  cuando se están viendo tácticas antifascistas del bloque negro,sus movimientos,son de una belleza cinética pura.Asi que si desean agradecer la excelencia estética del golpeador de Spencer,hay que dar las gracias al bloque negro...


Pero recordemos que el bloque negro no es un grupo, sino una  táctica anarquista que marcha como una fuerza unida de confrontación, uniformado de negro y anónimos para la seguridad. Una vez desplegado el contingente, la táctica tiene una calidad alquímica, convirtiéndose cada singularidad en un objeto-temporal del bloque negro.  Como he escrito antes, en la toma de posesión de Trump, los anarquistas estadonidenses al reconocer el fascismo de ese señor, su respuesta tuvo que ser antifascista por naturaleza. La acción antifascista no es uno de protesta educada, ni apela  al debate razonado con los racistas, asi que la confrontación agresiva directa. Y el bloque negro es parte del lenguaje visual de larga data del antifascismo internacional, o antifa. Por ejemplo, las tácticas del bloque han sido utilizados por los antifascistas europeos que marchan contra neonazis desde los años 1990 en Alemania. El valor simbólico de una gran presencia del bloque negro en la inauguración de Trump residíó en la conexión entre los anti-Trumpismo y los antifascistas, y aunque el anticapitalista bloque negro fue sólo uno entre una serie de acciones directas en las protestas Disrupt J20 en Estados Unidos. A diferencia de gran Marcha de Mujeres del sábado 21, Disrupt J20  fue dirigido directamente a impedir, retrasar, y confrontar los procedimientos de toma de posesión, como lo fueron bloqueos humanos, ventanas rotas,   incendios con la basura de anuncios de "hacer de Estados Unidos Great Again" , la quema de unas limusinas, contenedores reducidos a cenizas, y el genial puñetazo a Richard Spencer.


Pero no todo el mundo pudo participar en ese bloque negro. Las personas con un estatus vulnerable de inmigración, o los registros de detención, o buenas razones para temer la represión policial a causa del color de su piel,  no participaron,por consigna, en actividades en las que el riesgo era alto. Por ello el bloque del viernes no fue de ninguna manera todo blanco, pero era predominantemente blanco. Esa fue sólo una de las tácticas, y quizá fueron actos pequeños, pero los desobedientes y el llamado a ser "ingobernables",  se hizo eco a través de la marcha de mujeres, que rechazoaron también el comportamiento "obediente".





...Pero una ventana rota, o cien, no es la victoria. Pero tampoco es de más de medio millón de personas reunidas marchando pacificamente. En todos los casos, el nivel de logro depende de los objetivos de la acción, y estmos lejos de la ruptura que queremos ver en el mundo. Y no se tiene que elegir entre el sombrero de color rosa y una capucha negra, porque en todo caso,se pueden usar ambos, no es necesario luchar contra los neonazis en la calle, sino que debe apoyar a aquellos que lo hacen.
Y no, el puñetazo a un neo-nazi en la cara no hace a alguien "tan malo como ellos." Golpear a alguien en la cara no nos iguala a la predicación, la práctica, y el apoyo a la supremacía blanca, la eugenesia, el racismo, la xenofobia, misoginia,el antisemitismo, islamofobia, la homofobia, la transfobia y el genocidio ...

 Así que aqui dejo el video,para que disfruten el puñetazo cortesía del Bloque Negro:




.