miércoles, 15 de febrero de 2017

Los narcicistas...





Narciso, según la mitología griega,era un joven muy bello a quien todos admiraban. Pero él, lleno de vanidad y orgullo despreciaba y rechazaba a todos los que le amaban.
Entre los heridos por su desamor estaba la ninfa Eco,que se desvaneció de tristeza en las montañas en las que sólo quedó su voz, o Ameinias,un joven del que Narciso se burla cruelmente,dándole una espada para que se suicide,cosa que Ameinias hace, mientras reza a la diosa Némesis pidiéndole que Narciso un día conozca el dolor del amor no correspondido.
Y Némesis cumple:  Un día, al ver su imagen reflejada en el agua de un estanque, Narciso se enamora de su propio reflejo...
En una contemplación absorta, incapaz de apartarse de su imagen,por querer abrazarse y besarse a si mismo,cae a las aguas,ahogándose de sí mismo...
En el sitio donde murió, creció una hermosa flor, que hizo honor al nombre de  Narciso.

Y ese mito fue el que usó la psicología para nombrar a esos sujetos egocéntricos y manipuladores que medran en las relaciones humanas: Los Narcisistas.

Pero aclaremos: Quererse a sí mismo y tener una autoestima elevada está muy bien y es muy saludable. Aunque los excesos son siempre negativos, especialmente cuando  la vanidad y el egocentrismo se adueñan de la personalidad de alguien para hacerlo sentir el centro del universo.

Cuando alguien se quiere demasiado o se elogia a sí mismo todo el tiempo y reclama continuamente la atención y admiración de los demás, puede estar mostrando señales de este desorden de la personalidad .
Básicamente, las personas con este trastorno se creen superiores a los demás, muestran una gran falta de empatía,  son hipersensibles a las críticas de los demás, entre otras características.
Lo más caracteristico de estos sujetos es su incapacidad de amar y que son unos maestros de la manipulación. De tal modo que pueden convertirse en una amenaza psicológica real, e incluso física, para su presa.
Algunos narcisistas son tan carentes de autoconciencia que no tiene ni idea de lo narcisistan que se muestran. Se jactan de ser humildes,pero siempre,en el fondo subyace es penamiento de que son personas sumamente especiales, y ese es el sello distintivo del narcisismo.
Pero no todos los narcisistas son iguales, aunque su comportamiento sea similar. En términos sencillos, se podría decir que hay tres tipos de narcisistas:

Narcisistas privilegiados: son personas sumamente ricas o famosas, hermosas o con talento, y lo saben. Se les ha dicho esto durante toda su vida. Han sido tratados como especiales. Este tipo de narcisismo se ve en jovenes herederos, atletas profesionales y artistas y personajes increíblemente guapos. Estos pequeños príncipes y princesas se apartan de los demás y, por lo tanto, creen que merecen el trato especial que reciben.

Narcisistas heridos: son personas que, a través de experiencias tempranas de maltrato o negligencia, se sienten pequeñas, inadecuadas e inferiores. Así que para compensar tal daño, se construyen una falsa sensación de sí mismos que es lo contrario a lo que les hicieron sentir,es decir se piensan  más grandes, altamente competentes, superiores. Se jactan y se jactan y buscan admiración. Debido a que están tan dañados, también son notoriamente sensibles a la crítica y son fácilmente ofendidos. Por ello reaccionan de inmediato atacando a quien dude de su "superioridad" pues toda su vida gira en torno a tratar de compensar excesivamente las heridas profundas del pasado.
Narcisistas  heridos y privilegiados -  Esta es generalmente la forma más maligna de narcisismo. Si,es cuando se unen las dos circuntancias, generando sujetos que son hermosos o ricos o famosos, o talentosos o extraordinarios, pero también han sido maltratados a causa de abusos tempranos, dureza o negligencia. Ellos creen que son superiores a los demás ,aunado a que su maltrato les ha dejado completamente desprovistos de empatía y la capacidad de tomar perspectiva. Pueden ser extraordinariamente cálidos y carismáticos cuando quieren estar, luego increíblemente fríos y cortantes cuando se sienten menospreciados.


Casi todos los narcisistas comienzan a formar estos rasgos desde niños o en la adolescencia.
 La intensidad del narcisismo y su falta de autoconciencia y reflexión  sugieren que el sujeto narcista sufrió un gran desamparo emocional de niño y por otro lado,una infatuación morbosa de su ego.
 El narcisista está intensamente centrado en sí mismos,hasta el punto de auto-adoración,menospreciando a los demás. Pasa una cantidad excesiva de tiempo enlistando sus logros (como prueba de su grandeza).
Es imposible tener una conversación equilibrada con un narcisita, ya que no te oye,ni presta ninguna atención a lo que se le dice. En las raras ocasiones en que realmente escucha, es porque está planeando una estrategia para redirigir las conversaciones de nuevo hacia el tema de  él mismo.




Muchos trastornos psicológicos como la depresión, la ansiedad y la esquizofrenia tienen un fuerte componente biológico o genético. Pero  los trastornos de la personalidad estan conformados  por rasgos que se han aprendido. En otras palabras, los trastornos de la personalidad se desarrollan como resultado de experiencias de vida, no debido a la vulnerabilidad genética. Es decir, sabemos que la naturaleza de la relación que tenemos con personas importantes en nuestras vidas cambia dramáticamente nuestra percepción del mundo y de nosotros mismos. Si hemos sentido un profundo dolor ,pérdidas, o desesperación en la niñez, eso genera una amarga decepción en los subsiguientes y  diversos resultados de la vida, y el desarrollo de la personalidad se verá afectado significativamente. Esa herida narcisista es por causa de sufrir tales dolores y desarrollar, como resultado, una personalidad que va en torno a las dificultades en lugar de enfrentarse a ellos. En otras palabras, algunas personalidades están estructuradas y organizadas para evitar recordar - a toda costa - sentimientos amargos y dolor emocional. Si una persona utiliza esta estrategia consistentemente y en general, están utilizando una estrategia de mecanismo de defensa. esa poderosa capacidad de la mente para protegerse evitando sentimientos de incomodidad y ansiedad y percepciones negativas de sí mismo. Por ejemplo tenemos la represión,que se utiliza para desterrar de la memoria consciente algo demasiado doloroso para recordar.
Sigmund Freud identificó muchos mecanismos de defensa, incluyendo la represión, que él consideró la más fundamental. Pero también describió la regresión (regresar a una etapa infantil o joven en la vida para sentirse más seguro) o la proyección (culpar a otros por nuestros propios defectos). Pero hay un mecanismo de defensa que delata al narcisita de inmediato: la formación reactiva.

La formación de reacciones es la expresión de sentimientos hacia un acontecimiento, una situación o algo sobre nosotros mismos que es lo opuesto de lo que realmente sentimos. Es la persona que condena una tragedia cuando en realidad  se divierten en secreto, es la persona que piensa que los drogadictos deben enfrentar el castigo más duro cuando son adictos a sí mismos, es la persona que defiende con vehemencia valores heterosexuales porque son temerosos de su propia homosexualidad.  Es decir,los narcicistas patológicos no son sinceros al defender una posición,sino que lo hacen llevados por la ansiedad que los impulsa a expresar una opinión opuesta a lo que de verdad sienten, con una característica de la formación de la reacción tìpica: la excesiva necesidad de probar su punto y la inflexibilidad de la posición.
Así que cualquier comentario adverso a su postura,es tomado por el narcisista como un ataque contra él que le genera una reacción inmediata : vocifera y enfurece para recordarle a todos lo grande que es. Él narcisita es rápido para negar sus fracasos, nunca admite las faltas y ataca a cualquiera que le critique...
Por ello,el narcicista tiene una excesiva necesidad de justificar minusiosamente que es un ser asombroso,pero en el fondo él sabe que no lo es,y que sólo está  escondiendo profundas inseguridades acerca de sí mismo.
Porque va junto con pegado el explicar por qué  es "el mejor" y mentir para demostrarlo. Fingir la realidad, es el el más común mecanismo de defensa. Mentir es un método poderoso para negar los sentimientos personales de debilidad, fraudulencia o incompetencia...