martes, 7 de marzo de 2017

Pan y rosas...



Con sus derechos continuamente violados,esclavizadas,maltratadas o vistas como objetos,muchas mujeres en el mundo son  invisibles como sujetos de sus derechos y de sus propias vidas.
Y es de visibilización de lo que hablamos cada 8 de marzo. No de celebrar ni de entregar flores sin saber por qué. El 8 de marzo no celebramos a las mujeres, recordamos que son personas con derechos,con ciudadanía,con total valencia de sus vidas.
 El 8 de marzo conmemoramos la revolución silenciosa que nos hizo tomar conciencia de esos derechos, de esa igualdad y que nos lleva a exigir a los que despojan a las mujeres de ellos, que respeto,reconocimiento, y castigo a los impunes, pues  todavía hoy más cerca del primer cuarto que del inicio del siglo XXI, aún existen millones de mujeres a las que no se les reconocen sus derechos humanos.
Entonces es bueno recordar hoy cual fue el verdadero origen del Día Internacional de la Mujer: ya que muchos son los que piensan que la conmemoración del Día de la Mujer es una celebración alegre y reivindicativa, pero su origen dista mucho de ello
pues la verdad es que este día esta marcado por la
sangre,la barbarie y la injusticia.
Lo que se recuerda cada 8 de marzo es la matanza por parte de la Policía de 120 mujeres trabajadoras de una fábrica textil en Nueva York que marcharon por defender sus derechos.
La historia se remonta a hace más de 100 años, concretamente el 8 de marzo de 1875, cuando cientos de mujeres trabajadoras de una fábrica de textiles de Nueva York marcharon por las calles contra los bajos salarios, menos de la mitad de lo que cobraban los hombres, alrededor de 15 mil mujeres se manifestaron por las calles de Nueva York, Estados Unidos, para exigir un recorte del horario laboral, mejores salarios, el derecho al voto y el fin del trabajo infantil. El eslogan elegido fue "Pan y Rosas", ya que el pan simbolizaba desafanarse del hambre, y las rosas, el respeto por la salud y la vida.


 Y la tragedia fue que esa jornada terminó con 120 mujeres muertas por la brutalidad policial.
Aunque esas muertes no fueron olvidadas y poco tiempo después tal tragedia provocó que las trabajadoras fundaran el primer sindicato femenino.

Pero el 25 de marzo de 1911, tuvo lugar nuevamente uno de los mayores feminicidios de la industria en Estados Unidos. 146 trabajadoras murieron en un gran incendio de una fábrica textil a causa de derrumbes, quemaduras e intoxicación por humo y muchas otras se suicidaron al no tener escapatoria.
Los responsables de esas muertes fueron los propietarios de la fábrica de camisas,Triangle Shirtwaist, ubicada en un edificio de diez plantas en el corazón de Manhattan,que habían sellado las puertas de las escaleras y de la salidas para evitar que las empleadas robaran.  La mayoría de las víctimas eran jóvenes inmigrantes, de origen judío e italiano, que se ganaban precariamente la vida en el taller textil de la firma.
Esta terrible tragedia trajo importantes cambios en la legislación laboral y provocó el nacimiento del Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras Textiles y  por primera vez , en memoria de aquellas difuntas, en 1910, la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas reunida en Copenhague,  y, a propuesta de Clara Zetkin, se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer.





No fue una celebración. Fue un modo de  protestar por los bajos sueldos que percibían (eran menos de la mitad de lo que cobraban los hombres) y por las pésimas condiciones en las que trabajaban.
Desde aquel histórico 8 de marzo la fecha se convirtió en un punto recurrente para las protestas de las mujeres. Fecha que a día de hoy conmemoramos como un paso adelante en la igualdad del sexo femenino en la sociedad y en su desarrollo como personas.
El incendio de la fábrica valió, además, de aldabonazo para la causa de las mujeres trabajadoras y del internacionalismo obrero en general en todo el mundo. El sindicato Women's Trade Union League y el International Ladies' Garment Workers Union organizaron muchas de las protestas contra esta tragedia, entre las que destacó el desfile funerario silencioso, que reunió a una multitud de unas 100.000 personas.
Sin embargo, fue hasta  1977 para que la Organización de Naciones Unidas convirtiera la jornada del 8 de marzo en el Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional, para conmemorar la lucha histórica en favor de los derechos de la mujer .


 Y por primera vez los representantes de 189 países distintos reconocieron que la desigualdad entre el hombre y la mujer tenía graves repercusiones para el bienestar de todos y establecieron la agenda para promover acciones en favor de los derechos de las mujeres.

Aporte de Gonzo



.