sábado, 22 de abril de 2017

La secta del perro...los primeros antisistema...


...Disciplinadas, organizadas en comunidad, ejemplarmente laboriosas, las abejas son para algunos pensadores griegos un paradigma de civilidad. En el otro extremo, sin embargo, está el perro, pese a que no es una fiera salvaje, sino un compañero fiel del hombre, doméstico y domesticado. Pero el perro es muy poco gregario, es insolidario con los suyos, y está dispuesto a traicionar a la especie canina y pasarse del lado de los humanos, si con ello obtiene ganancias; es agresivo y fiero, o fiel y cariñoso, según sus relaciones individuales. Vive junto a los hombres, pero mantiene sus hábitos naturales con total impudor. Es natural como son los animales, aunque convive en un espacio humanizado. Participa de la civilización, pero desde el margen de su propia condición de bruto. Uno diría que comparte con el esclavo —según la versión aristotélica— la capacidad de captar algo de la razón, del lógos, en el sentido de que sabe obedecer las órdenes de su amo, pero no mucho más. Es sufrido, paciente, fiero con los extraños, y se acostumbra a vivir junto a los humanos, aceptando lo que le echen para comer. Es familiar y hasta urbano, pero no se oculta para hacer sus necesidades ni para sus tratos sexuales, roba las carnes de los altares y se mea en las estatuas de los dioses, sin miramientos. No pretende honores ni tiene ambiciones.

Diógenes de Sínope es la figura más emblemática de este movimiento. Fue el primero en recibir el apelativo de perro y del que más leyendas se cuentan.
Quienes comenzaron a apodar a Diógenes de Sinope «el Perro» tenían muy probablemente intención de insultarle con un epíteto tradicionalmente despectivo. Pero el paradójico Diógenes halló muy ajustado el calificativo y se enorgulleció de él. Había hecho de la desvergüenza uno de sus distintivos y el emblema del perro le debió de parecer pintiparado para expresión de su conducta.

Llamados “Cínicos”, este movimiento intelectual negaba los valores de la civilización; actuaban frente a las normas y convenciones; renegaban del consumo y la esclavitud de las cosas superfluas; Reivindicaban la libertad auténtica frente a cualquier institución familiar, social o moral y todo ello lo realizaban a la antigua usanza, desde una actitud activa que incluía sátiras, críticas, humor corrosivo y un comportamiento desvergonzado hasta el límite de lo grosero, incluso traspasándolo en algunas ocasiones. Una forma de vida al margen de convencionalismos pero en contacto continuo con los “ciudadanos” para convertirse en espejo de las hipocresías y contradicciones de los que viven en un sin vivir sometidos a las normas de la sociedad....






Aquí dejo el link para descargar el libro:

https://mega.nz/#!x0EVCI4J!MeMT6w_hDlMPxODwZMS7iLnqot7PS-pPIe0W-18oh70

                                         Bonic dia del llibre per a tots!

Una rosa blanca...


Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo;
cultivo la rosa blanca.

José Martí












Siguiendo la costumbre catalana, esta es una rosa para los amigos del blog en el día de Sant Jordi,y más arriba les dejo un libro de regalo...

Feliç Diada dels dracs, les Roses i els llibres!






.

viernes, 21 de abril de 2017

Pata de perro...





.

Cuidado con los perros...











y con los gatos, ojito con ellos que son de cuidado también...



Y por todo ello, feliz día internacional de la croketa y el filete!!




Pics tomadas en Canadá y alrededores.

.

martes, 18 de abril de 2017

Un complejo mortal ...







El complejo de superioridad es un mecanismo inconsciente, neurológico, en el cual tratan de compensarse los sentimientos de inferioridad de los individuos, resaltando aquellas cualidades en las que sobresalen. Es lógico pensar que cada individuo posea aspectos positivos y otros negativos. Posiblemente los aspectos negativos del ser son obviados por su psiquis para obcecarse sólo con los positivos. El término fue acuñado por Alfred Adler .
El síndrome de superioridad, generalmente, proyecta  los propios sentimientos de inferioridad soterrados, hacia los demás. El problema más común de este complejo es que las personas con este tipo de sentir, son arrogantes y quieren hacerse destacar por aspectos banales.
La conducta relacionada con este mecanismo puede incluir una opinión exageradamente positiva sobre el valor y las habilidades de uno mismo, expectativas muy altas y poco realistas con respecto a los logros de uno mismo sobre los demás, vanidad, estilo extravagante en la forma de hablar (con la intención de llamar la atención), orgullo, sentimentalismo y facilidad de ser herido, una tendencia a rechazar las opiniones de los demás (a veces con fundamentos racionales), comportamiento grosero, entre otras cosas.

El complejo de superioridad,  es una forma de evadir el temor al fracaso relacionado con los sentimientos de incapacidad de enfrentar el mundo real.
Los complejos de superioridad e inferioridad se presentan a menudo en las mismas personas, y se manifiestan como mecanismos de defensa compensatorios uno del otro.
Estos trastornos de la personalidad son una exageración patológica de alguna de las características psíquicas que definen a un individuo. Pero el trastorno de autograndeza goza de absoluta actualidad:podemos ver la megalomanía, el narcisismo, los delirios de grandeza, las fantasías de éxito desbordadas en muchos personajes de la política mundial.
Es fácil identificar la radiografía de estas personalidades delirantes: Son egocéntricas y manipuladoras, con la desesperada urgencia de representar una posición sobre los demás, en un ambiente hostil en el que expresan su psicopatía ya sea en el mundo de la plítica o del poder financiero, por ejemplo. Y qué problemas esconden tras este pavoneo de su grandeza? Pues un profundo complejo de inferioridad, una falla en la identidad, un trastorno de personalidad y un probable delirio de megalomanía con narcisismo patológico.
Lo peor es que el comportamiento social de estas personas está marcado por la falta de empatía. No tienen en cuenta las necesidades y sentimientos de los demás. Se dedican exclusivamente a sus intereses y a sus metas, y manipulan a las personas como instrumentos para sus fines. Y detrás de todo esto, dos rasgos fundamentales: la vanidad exorbitante y la ambición desenfrenada.  Estos narcisistas patológicos están plenamente convencidos de que son mejores que los demás,pero que no son lo suficientemente reconocidos y admirados, por lo que se muestran ávidos de aceptación, y al no saciar esa sed, se muestran arrogantes y soberbios. La soberbia es la herramienta de reacción cuando se les descubre en su mediocridad.

A pesar de su complejo de inferioridad, todos los narcisistas  célebres han tenido alguna característica sobresaliente, algo positivo que los hace destacar entre el resto y desencadena el llamado “efecto halo”. Este “efecto halo” es una herramienta para crear una falsa identidad: Si utilizamos el escenario adecuado, con el vestuario adecuado y la parafernalia adecuada, es decir, si recreamos una situación correctamente, poniendo énfasis en los elementos clave, no es tan difícil engañar a los demás.
Este trastorno narcisista llegó a conocerse anteriormente  como megalomanía, y fue diagnosticado por primera vez por el psicoanalista Heinz Kohut, en 1968, al que definió como un patrón rígido de comportamiento que conduce a una búsqueda constante de auto-gratificación, caracterizado por un sentido de grandiosidad y de auto-importancia, con una necesidad insaciable de atención y falta crónica de empatía.
En muchos diccionarios clínicos la megalomanía se define como un estado mental anormal que presenta delirios de grandeza y un sentido exagerado de autoestima, poder y grandeza. Es una condición psico-patológica en la que la persona muestra una obsesión excesiva con la grandiosidad.

La  Asociación Americana de Psiquiatría  publicó los criterios en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V)  y una persona con este tipo de trastorno puede mostrar todos o algunos de los rasgos mencionados a continuación:

Sentido exagerado del yo
Sentido de superioridad sobre los demás
Auto proclamación de talentos y logros
Egocentrismo monotemático
Constante autoadmiración
Explotación y aprovechamiento de los demás para beneficio personal
Sentir envidia de los demás y desear que las otras personas le envidien
Arrogancia y naturaleza agresiva
Incapacidad para empatizar con los demás
En general, el comportamiento de las personas narcisistas no deja de ser una máscara que ayuda a cubrir sus inseguridades y sentimientos negativos. Esta sensibilidad les lleva a mostrarse agresivos hacia los demás como un mecanismo de defensa.

Al ser tan poco empáticas con los demás, las personas narcisistas y con megalomanía tienden a comportarse de una manera socialmente combativa y provocadora, sobre todo cuando no reciben el nivel de la admiración que sienten que valen.

Son difíciles de tratar e interactuar con ellas, tanto a nivel laboral como personal. Las personas con el trastorno son explotadoras y pueden causar malestar significativo a los demás.
Una personalidad megalómana cursa con un comportamiento caótico y  arranques de ira o insultos cuando siente que no es lo suficientemente alabado.
Las personalidades megalómanas nos hacen sentir poco valorados, que no somoa lo suficientemente buenos, que somos estúpidos y su critica constante es casi imposible de tolerar sin enfermar emocionalmente.

Los factores desencadenantes de la megalomanía pueden incluir a unos padres altamente críticos,o indiferentes, o un ambiente lleno de expectativas casi imposibles de alcanzar, con unas metas de vida demasiado altas.Todo esto genera muchos de los conflictos internos “auto devaluación”, junto con creencias limitantes y emociones negativas que, con el tiempo, algunas personas,las fosilisan y para sentirse mejor generan la estrategia de creer que son verdaderamente superiores a los demás a través de los siguientes actos:
Insultar a otros
Criticar a los demás
Creer que siempre tienen la razón y los otros no
Utilizan la ira y el abuso verbal para asustar a sus competidores

Dejar de empatizar con los demás para, básicamente, hacer todo lo necesario para ganar y ser el mejor.
(Es interesante saber que el padre de Donald Trump, Frederick Trump, constructor de origen alemán que creó un imperio inmobiliario entre 1930 y 1970, fue conocido por ser tremendamente estricto y cruel, criticaba constantemente a sus hijos y tenía unas altas exigencias para ellos y obligó a sus hijos a ser ricos a como diese lugar. Quizá por eso hermano mayor de Donald Trump, Freddy comenzó a beber desde muy joven y murió de alcoholismo.
Al parecer Donald Trump, que era el más mediocre e ignorante de todos los hermanos, hizo frente a estas intensas críticas generando una personalidad extremadamente agresiva para simular fortaleza.
Aunque Donald Trump tal vez no sea tan fuerte como quiere aparentar. De hecho,es muy frágil:  él  padece TOC,, trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) que es un tipo de trastorno de ansiedad. Las personas con TOC, tienen pensamientos repetidos y angustiantes denominados obsesiones. Con el fin de intentar controlar estas obsesiones, las personas con TOC sienten una necesidad imperiosa de realizar rituales o comportamientos, llamados compulsiones.







Algunos ejemplos de obsesiones son el miedo a los gérmenes o el miedo obsesivo a lastimarse o caer. Entre las compulsiones se incluye lavarse las manos, contar, revisar una y otra vez las cosas o limpiar. Esos ritos y pensamientos interfieren en sus vidas diarias. Trump,por ejemplo, también tiene miedo a dar la mano, de ahí sus conflictivos saludos a otros líderes mundiales, y se niega a presionar el botón de la planta baja de un ascensor porque dice que hay más gérmenes allí…
Recordemos que también teme bajar escaleras, denotando una terrible inseguridad cinética, típica de la megalomanía,en la que hay larvado,un temor al vacío emocional,y por eso es  una personalidad altamente suceptible a las críticas y a la retroalimentación negativa,es decir a "caer" metafóricamente. En fín, que cualquier cosa puede desencadenar en el megalomano conductas absurdas, verbalizaciones agresivas,y venganzas mezquinas con tal de demostrar su superioridad a los demás.






Un sujeto hambriento de afirmación, y sumamente suceptible a las burlas y los desaires, a tal grado que esos temores lo han llevado a jugar a la guerra con 59 misiles Tomahawks en Siria, amenazando al mundo con un portaviones nuclear que según él iba al mar de China,pero navegaba en Australia, y una superbomba en las montañas afganas, con igual prepotencia y estupidéz como cuando quitaba y desterraba reinas y otorgaba tronos a su antojo, en su ridículo concurso de Miss Universo...Y por todo esto,es una irresponsabilidad de todos los habitantes de este planeta dejar a un sujeto así,la posesión de los códigos nucleares ...



.


.

lunes, 17 de abril de 2017

Rebelde...


 ¿Qué es un rebelde?
                                                    Un hombre que dice  no....


 Pero si se niega, no renuncia: es además un hombre que dice que si desde su primer movimiento. Un esclavo, que ha recibido ordenes durante toda su vida, juzga de pronto inaceptable una nueva orden…
 El hombre rebelde es el hombre situado antes y después de lo sagrado, y dedicado a reivindicar un orden humano en el cual todas las respuestas sean humanas… Desde ese momento toda interrogación, toda palabra es rebelión, en tanto que en el mundo de lo sagrado toda palabra es acción de gracias…
 …el rebelde no preserva nada, puesto que pone todo en juego. Exige, sin duda, para sí el mismo respeto, pero en la medida que se identifica con una comunidad natural… La rebelión no nace solamente, y forzosamente, en el oprimido, sino que puede nacer también ante el espectáculo de la opresión de que otro es víctima…
 







...Yo grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y tengo que creer por lo menos en mi protesta… La primera y única evidencia que me es dada así, dentro de la experiencia absurda, es la rebelión…
 El rebelde quiere serlo todo, identificarse totalmente con ese bien del que ha adquirido conciencia de pronto y quiere que sea, en su persona, reconocido y saludado; o nada, es decir, encontrarse definitivamente caído por la fuerza que le domina. Cuando no puede más, acepta la última perdida, que le supone la muerte, si debe ser privado de esa consagración exclusiva que llamará, por ejemplo, su libertad. Antes morir de pie que vivir de rodillas...

Albert Camus. El hombre Rebelde

Aporte de Gonzo

Persona normal...





.

domingo, 16 de abril de 2017

El pais de los ahoritas...







En el país de los ahoritas
hay un mundo subterráneo
poblado por subalternos, obreros,
cholos que solo tienen diez pesos
para ir y volver a casa.

Los ahoritas comen bajo tierra,
duermen bajo tierra,
escuchan música, leen bajo tierra,
se peinan, se pintan los labios,
se besan y tal vez hagan el amor bajo tierra.

Los ahoritas, para animarse,
antes de salir debajo de tierra dicen:
¿Qué onda güey?
Muy padre, ándale.

Porque el mundo exterior
es un hervidero de puestos de comida
y plásticos azules y amarillos
donde los ahoritas cocinan tortas de maíz
con carne de cualquier cosa muerta 
y limón,
y chile,
y una grasa que se puede cortar en el aire
y una contaminación que se puede cortar en el aire
y una pobreza que asoma solo por contraste con los ricos
que nunca bajaron hasta aquí.

Sin embargo, en el mundo subterráneo
no hay diferencias de clases,
allí todos son pobres,
por cada rico que sale en las revistas del corazón
hay cuatro millones de pobres
que solo saldrán en los periódicos
como cadáveres o chicas desnudas,
Guadalupe y mafias,
sexo y muerte,
chamba y chingadera,
esas son las únicas verdades
en las que creen los ahoritas,

y, sin embargo, es hermoso el país de los ahoritas.
Con todo, yo amo ese país...

Antonio Orihuela


Aporte de Mozz

miércoles, 12 de abril de 2017

Las víctimas...







La palabra "víctima", es una palabra discorde, incluso entre grupos que se dedican a defender los derechos humanos, o entre feministas y en mujeres que han sido víctimas de distintos tipos de violencia sexual. Es posible que esto sea consecuencia de los estereotipos melodramáticos e indignos que son difundidos a través de los medios y que asociamos con una actitud de conmiseración. O tal vez sea por la connotación de pasividad que sugiere el término mismo: a la víctima, le ocurre; el victimario, comete.

Sin embargo, esta relación no es así de simple si consideramos el contexto. En el caso específico de las mujeres es necesario que recordemos continuamente que hemos sido educadas y socializadas de acuerdo a los preceptos del sistema patriarcal que se fundamenta en la dominación de los hombres sobre las mujeres. Y aunque en muchas partes del mundo las reivindicaciones feministas han logrado grandísimos avances, la brecha de desigualdad entre unas y otros aún es enorme. Bastaría enumerar los siguientes datos:

- 39 millones de niñas entre 11 y 15 años de edad no asisten a la escuela y el matrimonio forzado de niñas es una práctica habitual en diversos países.

- Las mujeres constituyen el 80% de las personas que son traficadas con fines de explotación en el mundo, y de este porcentaje el 79% es con fines de explotación sexual.

- Una de cada tres mujeres ha sido o será víctima de violencia sexual en algún momento de su vida.

- Un aproximado de 70 millones de niñas y mujeres han sido sometidas a la mutilación genital.

- Sólo el 1% de las mujeres en el mundo es propietaria de tierras y persiste la desigualdad en el ámbito laboral.

- Hay países en donde aún no se reconoce el derecho al voto de las mujeres.

En este contexto de desigualdad todas somos susceptibles de ser víctimas de violencia de género en algún momento de nuestras vidas. De hecho, somos víctimas simplemente porque todos los días nos violentan algún derecho -...quién no ha sido víctima de acoso sexual en el espacio público?-, o, peor aún, ni siquiera se nos reconocen esos derechos. Aunque también es importante destacar que las desigualdades no nos afectan a todas del mismo modo, pues cada una tiene un contexto y cada tipo de violencia tiene consecuencias distintas.

Por lo tanto, ser o dejar de ser víctima no es una simple cuestión de actitud. Una víctima es una persona, o un colectivo de personas, que ha sufrido daños como consecuencia de acciones y omisiones ajenas. De esta manera, la palabra víctima describe una situación, no una identidad,y mucho menos un destino. Aunque también es cierto que un hecho traumático puede volverse parte constitutiva de la identidad de la persona que lo padeció.

De tal modo que la identidad resultará afectada por la gravedad que implica un hecho violento, pero el destino del conflicto creado tendrá dos posibilidades: el hecho violento podrá quedar incluido en un contexto biográfico más abarcativo o quedar atrapado en la identidad asignada de ser "víctima para siempre”.

En ambos casos, es pertinente que nos preguntemos qué tipo de factores socioculturales e institucionales facilitan que algunas mujeres puedan recuperarse de la violencia de la que han sido objeto y que, en cambio, otras la integren como marca de identidad. Por qué no todas logran llegar a la fase de la sobrevivencia, que es el proceso de reparación que la persona inicia cuando reconoce que fue o que es objeto de violencia. Pero es justamente en la falta de reconocimiento donde reside el problema.

La dificultad para reconocer que se está en una situación de violencia es mayúscula, pues según los estereotipos de género, es normal, inevitable y hasta "admirable" que los hombres sean violentos, así como que las mujeres soporten el dolor con estoicismo. La pasividad y la sumisión con la que se comportan muchas mujeres que han sido victimizadas, son tomados como valores asociados a lo femenino y que, por lo tanto, son deseables en las mujeres.

En este contexto, tendríamos que preguntarnos con qué mecanismos cuentan o, tendrían que contar, las víctimas para poder activar su capacidad de respuesta si han sido sistemáticamente violentadas, ya sea directamente a través de golpes, o desde el ámbito de lo institucional, lo cultural y lo simbólico pues, como decía Goethe, "se sabe lo que se ve"...Y qué sabemos las mujeres de nosotras mismas?  ...Cómo somos representadas en los medios? ...Cómo somos representadas en el arte? ...Cómo somos representadas en las distintas religiones? ...A qué tenemos o a qué no tenemos derecho según las leyes? ...Cómo nos socializan y educan en la casa y en la escuela?
También es necesario que nos preguntemos de quiénes o de quién es la responsabilidad de facilitar las herramientas para que las víctimas puedan sobreponerse a la violencia de la que han sido objeto, pues si no tomamos en cuenta la multiplicidad de factores que rodean a una víctima estaremos contribuyendo a su estigmatización en lugar de contribuir a su recuperación...



.

martes, 11 de abril de 2017

Enfermedades inventadas...




Vivimos mucho más tiempo y con una calidad de vida superior a la de nuestros ancestros. Sin embargo, el número de enfermedades que amenazan nuestro bienestar no ha dejado de crecer. Si en los tiempos remotos, el abanico de dolencias se podía contar con los dedos de una mano (catarro, infección, estreñimiento, jamacuco y mal de Dios) el vademécum médico de hoy abarca 20.000 enfermedades. Así las cosas, cobra todo su sentido ese viejo adagio médico que afirma “no existe nadie sano, sino insuficientemente auscultado”.
¿De dónde vienen las nuevas enfermedades? En su mayoría de las empresas farmacéuticas, mediante el denominado “mongering” (promoción de enfermedades). Si bien os laboratorios insaciables en su voracidad por el negocio (“codicia de amplio espectro”, se podría nombrar esta patología), no podrían llevar a cabo su labor de evangelización sin la complicidad del estamento médico, sin la colaboración activa de los enfermos imaginarios. En ocasiones, es la propia sociedad la que se saca una dolencia de la manga para someter cambios sociales virtualmente subversivos: por ejemplo, la “cara de bicicleta” para mujeres que osan montar en bicicleta.

Disfunción eréctil

Qué es: La medicalización de la picha floja, síntoma inequívoco de que el varón ya no se le pone palote como cuando tenía 20 años.
Quiénes la sufren (presuntamente): 1 de cada 20 hombres de más de 50 años, según la OMS.
Quién se la inventó: Los laboratorios Pfeizzer en los años 90, tras descubrir por casualidad la panacea contra la impotencia
Quién se está forrando: La propia Pfeizzer, que ha despachado millones de cajas desde que Pelé empezó a anunciar el Viagra en la TV.

Déficit de atención

Qué es: La incapacidad del niño (y no tan niño) de concentrarse en una sola tarea. Lo que antes se llamaba “distraído” o “perezoso” por fin tiene su diagnóstico y su píldora asociada.  Antiguamente recibió nombres científicos tales como “daño cerebral mínimo”, mientras que en la calle estos niños eran conocidos como “culos de mal asiento”, “veletas”, “Ovejas descarriadas”.
Quiénes la sufren (presuntamente): Según la OMS la prevalencia es del 5,3%, en España se sitúa entre el 5 y 7% de los niños y adolescentes.
Quién la inventó: “En 1902, el pediatra británico George Still describió a un grupo de 20 niños con síntomas similares a lo que hoy en día se diagnosticaría como TDAH del tipo combinado: niños que no dejaban de moverse constantemente y lo tocaban todo, que eran desconsiderados con los demás, no parecían preocupados por las consecuencias de sus acciones y tenían un carácter escandaloso y obstinado, que manifestaban una gran falta de atención y parecían carecer de “control sobre su conducta”. Still se refirió a este conjunto de síntomas como un “Defecto de Control Moral” y falta de inhibición volitiva”, me explica la psicóloga Elena Berazaluce (sí: es mi hermana).
Quién se está forrando: “El TDAH es un trastorno del comportamiento que requiere tratamiento farmacológico. Los psicoestimulantes- anfetamina y metilfenidato (MPH) –, han sido durante años el recurso terapéutico de primera elección (su uso indiscriminado en EE.UU ha hecho que el consumo de psicoestimulantes se haya triplicado desde 1991 hasta 2000, fecha en la que 20 de cada 1.000 niños de 4 años se tratan); en los últimos años están ganando terreno los medicamentos no estimulantes-atomoxetina, guanfacina, zyban, bupropion y modafinil”.

Timidez

Qué es: En terminología psiquiátrica, “fobia social”: la vergüenza a relacionarse con otras personas (que todos sufrimos en mayor o menor medida).
Quiénes la sufren (presuntamente): Entre el 3 y el 13% de la población, en función de los criterios elegidos. Según los cálculos más pesimistas ahí afuera podría haber 1.000 millones de tímidos.
Quién se la inventó: El manual de los psiquiatras, DSM-V, en 2013.
Quién se está forrando: Los psiquiatras, los vendedores de libros de autoayuda y los artículos para ligar de la revista Cosmopolitan.

Osteoporosis

Qué es: La pérdida de masa ósea, un proceso natural en la mayoría de las personas a partir de cierta edad.
Quiénes la sufren (presuntamente): 1 de cada 3 mujeres de más de 50 años, según la OMS.
Quién se inventó: Dr. Fuller Allbright, en los años 30 del siglo pasado.
Quién se está forrando: Los fabricantes de calcio y vitamina D, pasando por los estrógenos, calcitonina, raloxifeno y los bisfosfonatos.



Cara de bicicleta

Qué es: Una deformidad facial que, supuestamente, se les ponía a las mujeres al montar en velocípedo en la época en que se popularizó aquel vehículo. Entre sus síntomas estaban “labios demacrados, ojeras, ojos saltones, mandíbula apretada y… (¡ay!) aumento de la libido”.
Quiénes la sufrían (presuntamente): Cualquier mujer que lograra cierta autonomía movilística gracias a la bici, precursora de feminismos y otras desviaciones.
Quién la inventó:  principalmente médicos  (y a su vez, maridos).
Quién se forró: Nadie, en tanto el interés espurio en este caso no era tanto vender un medicamento como dejar a la “mujer en casa y con la pata quebrá”. Puede que hoy L’Oreal hubiera inventado una crema para “mitigar los antiestéticos efectos de la cara de bicicleta”.


Colesterol

Qué es: Tener el colesterol alto es un factor de riesgo de tener una enfermedad cardíaca pero NO es una enfermedad. Además, lo de “alto” depende de dónde se ponga la barrera de corte: la redefinición hacia abajo de las tasas de colesterol hicieron pasar de 13 a 40 millones el número de “enfermos” de colesterol en Estados Unidos: 27 millones de nuevos enfermos cambiando una sola coma de sitio.
Quiénes la sufren (presuntamente): 14’5 millones de europeos (1 de cada 3), según esa entelequia denominada las “autoridades sanitarias”.
Quién la inventó: La industria alimentaria, durante los últimos 20 años. En algunos paises se ha establecido el discutible “Día del Colesterol” (19 de septiembre).
Quién se está forrando: Los fabricantes de estatinas y, próximamente, de “anticuperos monoclonales”.


Trastorno por atracón

Qué es: Levantarse en mitad de la noche, abrir la nevera y ponerse tifo de helados, sándwiches o pizzas congeladas.
Quiénes la sufren (presuntamente): En torno al 2% de la población occidental (unos 800.000 zampabollos noctámbulos), según la OMS. Por fortuna, el 80% se curan.
Quién se la inventó: En 2013 los psiquiatras norteamericanos lo metieron en el tristemente famoso DSM 5, el manual para clasificar a los tarados.
Quién se está forrando: Los vendedores de antidepresivos y anticonvulsivos, amén de los psicólogos, que tienen las clínicas llenas, como platón de botanitas en la madrugada.


Disfunción sexual femenina

Qué es: De la falta de apetito sexual a la frigidez pura y áspera. En general, cualquier nivel de deseo sexual que esté por debajo del de Pamela Anderson a los 17 años.
Quiénes la sufren (presuntamente): “El 43% de las mujeres occidentales sufren algún grado de disfunción sexual”, afirma ufana la Asociación Médica de EEUU.
Quién se la inventó: Pfizer, Procter & Gamble y otros iconos del llamado Big Farma.
Quién se está forrando: El fabricante de un bizarro implante nervioso bautizado con el sospechoso nombre de Orgasmatron.


Alopecia

Qué es: Pérdida de cabello, generalmente en los hombres, un clásico a partir de cierta edad, aunque a algunos les pilla más mozuelos.
Quiénes la sufren (presuntamente): Aunque se trata de un fenómeno normal definido por la genética y las hormonas, la aparición de nuevos medicamentos (Propecia) vino acompañada de una campaña para resaltar los “problemas emocionales” asociados a tan “terrible” dolencia.
Quién se la inventó: Los laboratorios farmacéuticos y algunos psicólogos avispados.
Quién se está forrando: Los arriba mencionados.

Drapetomanía


Qué es: Literalmente “locura del esclavo”. Dícese del empeño por escapar de los esclavos negros en las plantaciones de algodón de EEUU.
Quiénes la sufren (presuntamente): Esclavos de vocación prófuga: “En la mayoría de los casos, la causa que induce al negro a evadirse de servir a los blancos es tanto una enfermedad de la mente como otras especies de alienación mental”.

Quién se la inventó: Dr. Samuel Cartwright, miembro de la Louisiana Medical Association.
Quién se estaba forrando: Los “negrotraficantes” principalmente. No se conocen casos de draptómanos que acudieran a terapia,aunque tal parece que la cura a tal dolencia era nada menos que la Libertad...

Aporte del Sensei




viernes, 7 de abril de 2017

Reiteramos: voló...



...Alto y sin alas...


.

.

jueves, 6 de abril de 2017

Carrero voló...




Y aunque no les guste a los neofranquistas...Carreroo voló!

miércoles, 5 de abril de 2017

La alegría de la muerte...

( "La Audiencia Nacional ha condenado a un año de prisión a la tuitera Cassandra por delito de humillación a las víctimas del terrorismo en relación a los 13 comentarios que escribió en su cuenta personal de Twitter sobre el almirante Luis Carrero Blanco y que constituye “desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta que han sufrido el zarpazo del terrorismo” según la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal que condenó a la tuitera murciana el pasado 22 de marzo a un año de cárcel por sus bromas en twitter.
Según la Sala, frases tales como ‘Henry ‘Kissinger regaló a Carrero Blanco un trozo de luna y ETA le pagó un viaje a ella’ o ‘Spiderman vs Carrero Blanco’ acompañadas en ocasiones de “elocuentes imágenes” refuerzan “aún más su carácter de descrédito burla y mofa” a una víctima del terrorismo por más que el atentado contra el franquista tuviera lugar en 1973 puesto que la “lacra del terrorismo persiste”
Por esto, Cassandra Vera una joven transgénero de 21 años ha sido condenada por un delito de humillación a víctimas del terrorismo por 13 tuits publicados entre 2013 y 2016 en los que bromeaba sobre sobre Carrero Blanco, número dos del régimen dictatorial de Franco y asesinado por ETA en 1973". Nota de Le Orb. trad.Rox.. )

...He estado contemplando el disparate ese que ha tenido Cassandra, con el año de cárcel que le han echado por los chistes referidos a Carrero Blanco. Nada menos que la Audiencia Nacional le mete un año de prisión. Por humillar a las víctimas. Y hay más gente empurada por tener la lengua suelta. Por enaltecer –dicen–. Lo que hay que leer.
¿Qué es humillar? Yo cuando pienso en la humillación, veo a una mujer vestida con harapos, rapada, cubierta de ceniza y escupitajos, purgada con ricino, arrastrando botes y latas, seguida por una multitud de niños y perros. Cuando la similitud se establece con esa víctima, hay humillación, como le pasaba a las mujeres de izquierdas en la guerra civil, que aparte de matarles al marido, al hermano, al padre, o al hijo, les aplicaban el tratamiento humillante. Se humilla a la mujer, diciéndole "cállate, estúpida (o te reviento)". Cosas así, humillan. Ahora bien, por un chiste, hacia alguien que murió hace décadas..., creo que no hay humillación más que en la calenturienta mente del fiscal, de los jueces y de quienes elaboran esas leyes tan raras.


Porque claro, estos tipos, reaccionarios de chaqué, quieren que sintamos dolor y angustia por la muerte de los suyos… ¿Sabéis cuál es el problema que pienso que tienen todos esos agrios gestores, que modifican el Código Penal para legislar contra quienes les molestan? Pues es un problema filosófico: el problema de la muerte. La muerte de, precisamente de ellos.

Esos señores de horca y cuchillo, millonarios satisfechos, se dan cuenta de que van a morir. Se sienten tristes, angustiados, temerosos ante la pavorosa majestad de La Inevitable… Y empiezan a dar bocados a su alrededor. Que ellos, tan señalados, tan prepotentes, con tantísimo dinero, tengan el mismo fin que una pobre gitana rumana negra homosexual de religión musulmana… No les parece adecuado, se ponen rabiosos. Y modifican el Código Penal, porque piensan que alguien se reirá de ellos, sin poderlo evitar.


Todos vamos a morir, sí. Que yo, un pelón insignificante, fallezca, es algo que genera indiferencia. Carezco de importancia, ¿qué puede importarme? Esa es mi opción filosófica. Cuando llegue mi hora allí estaré yo, tan tranquilo. Y habrá –con algo de suerte–, quien se alegre de mi óbito. Humillación no habrá. Mientras no os rapen y os hagan beber vinagre con hiel, no hay humillación que valga.

Ahora bien, mientras me llega el turno, permítanme que lea con imperturbable serenidad, y con unas cosquillas en las entrañas, y tal vez haciendo un chascarrillo, las necrológicas, y compruebe como uno tras otro, van cayendo los grandes. Este de cáncer, aquél de infarto, aquélla de un tiro que le da un pariente, al otro que ya no se le levanta… Que el día que le toca a cada cual, –según la tradición católica basta un acto de contrición–, todos ascendemos a los Cielos... ¿Fue Cristo –tal vez–, un astronauta? ¿Acaso le pusieron una bomba? ¿Humillo con esta reflexión, a las víctimas del Imperio Romano?

Así es la muerte de todos. Más democrática y alegre, imposible.

Aporte de Acratosaurio rex 


.

sábado, 1 de abril de 2017

Una rosa blanca...



Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo;
cultivo la rosa blanca.

José Martí 










Cumpliendo un poco con la larga tradición catalana  de la diada de Sant Jordi,e intentando difundir el amor a los  libros y a las rosas aqui les dejo un libro y la rosa de blanca de arriba... 


Feliç diada de dracs, llibres i roses ...!







.